Vivir con pasión

 

Voltaire, el escritor y filósofo francés tan conocido por ser una de las figuras principales de la Ilustración, dijo en una ocasión: “He decidido ser feliz porque además es bueno para la salud”. Y no le faltaba razón al conectar la felicidad y la salud como la ciencia moderna ha demostrado. Pero lo que a mí me parece más importante de esta cita es la primera parte –“He decidido…”- porque nos muestra el poder que tenemos sobre nuestra experiencia y el poder que tiene una decisión. Siguiendo el ejemplo de Voltaire, yo he tomado también una decisión: ”he decidido vivir con pasión”.

 

16109497 - creative dynamic element frame with abstract leaves, banner illustration

 

Seguro que si me sentase a consultar mi decisión con alguno de los filósofos de la antigua Grecia, tratarían de disuadirme en mi resolución. Me dirían que la felicidad está en la serenidad y la reflexión tranquila y desapasionada. Pues, a pesar de poder parecer irrespetuoso con los padres de la cultura occidental, no estoy de acuerdo con ellos. Creo que la pasión es como un elixir mágico que nos llena de vida el corazón y nos alegra el espíritu. ¿Por qué si no nos sentimos tan bien y tan felices cuando estamos enamorados?

Igual que la naturaleza de un caballo de carreras es correr, y cuando corre se llena de vida, nosotros tenemos corazón, y cuando sentimos pasión nos llenamos de vida.

Cuando estamos apasionados por algo, o por alguien, todo cambia de color. Es como si el arcoíris estuviese permanentemente encima de nosotros. La vida se hace ligera, chispeante y profundamente satisfactoria. Es por ello que siempre se ha dicho que los enamorados son gente feliz.

Vivir con pasión significa que en nuestra vida estén presentes personas, experiencias y actividades que nos apasionan. No voy a caer en el tópico de decir: “llena tu vida de pasión”. Creo que la vida tiene muchas circunstancias y los tópicos nunca funcionan y suelen estar vacíos de sabiduría. Una pasión en algo puede cambiar por completo tu vida. El ejemplo más inmediato lo tenemos cuando nos enamoramos de otra persona; esa pasión lo permea todo y afecta a todas las áreas de nuestra vida. Pero también ocurre esto cuando empezamos a hacer un trabajo que nos apasiona o a practicar una actividad que nos gusta mucho.

Vivir con pasión es en primer lugar una decisión como la de Voltaire porque nos guste o no somos los responsables de nuestra vida, pero también sus arquitectos. Si queremos vivir con pasión hemos de tomar la decisión y luego pasar a la acción: ¿Qué te gusta? ¿Qué te hace vibrar? ¿Qué te ilumina la mirada y el espíritu? ¿Qué hace que tu corazón se acelere? Quizá la primera responsabilidad que tenemos es la de conocernos a nosotros mismos para poder responder a estas preguntas. Y no es tan complicado, tan solo hemos de prestar atención a nuestra experiencia del día a día porque es a través de la experiencia que nos conocemos y conocemos a los demás.

Sí, he decidido vivir con pasión porque también, como decía Voltaire, es buena para la salud, en este caso, la salud del cuerpo, del corazón y del alma.

Que tengas un gran día.

Si este post te ha gustado y te ha resultado útil, por favor, compártelo con tus amigos y con aquellas personas a quienes creas también les puede servir.





  • Nuria

    Enhorabuena por el post Juanma.
    Creo que voy a poner tu cita como estado de whatsApp:
    «La pasión es ese elixir que convierte la vida en una experiencia maravillosa»

    Un abrazo,
    Nuria