La importancia de la familia y los amigos para la felicidad

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

 

La mayoría de las personas está de acuerdo en afirmar que son las relaciones que mantienen en su vida su principal fuente de felicidad. Parece que existe en nosotros una predisposición natural a relacionarnos con compañeros de vida, y cuando lo hacemos sentimos felicidad y satisfacción. Ya lo dijo el eminente psicoanalista Erich Fromm cuando afirmó: “El ansia de relación es el deseo más poderoso de los seres humanos, la fuerza fundamental que aglutina a la especie”.

 

60249322 - dad turns child holding hands outdoor. family. father spinning his son. happy funny people. summer. emotions. childhood

 

Las relaciones amorosas y afectivas son una de nuestras principales fuentes de felicidad –si no que se lo pregunten a los enamorados–. Es gracias a la pareja, la familia y los amigos que experimentamos las emociones positivas del amor y del afecto, componentes básicos de la felicidad. Pero además, nuestras relaciones suelen ser también una fuente de alegría, de disfrute y de diversión, otros de los componentes de la felicidad.

Cuando hablamos de ser y sentirnos felices podemos fijarnos en el plano material de nuestra vida, y tratar de obtener todo aquello que deseamos. Esto no es una mala estrategia, ya que tener lo que uno quiere, y la ilusión que se siente en el camino de su consecución, son fuentes de felicidad. Ahora bien, si lo que deseamos es una felicidad duradera y con mayúsculas, no podemos dejar de lado sus compnentes más básicos, y uno de ellos son la familia y los amigos.

Los investigadores de la psicología positiva han encontrado que prácticamente todo el mundo se siente más feliz cuando está con otras personas porque para los seres humanos las relaciones gratificantes con “compañeros de vida” son una fuente indudable de alegría y felicidad, pero también porque son un antídoto muy eficaz contra los reveses y dificultades que podamos tener que enfrentar.

Los elementos básicos de la felicidad han permanecido inalterados desde tiempos inmemoriales. Si leemos hoy en día a Aristóteles, Séneca o a Cervantes, podemos encontrar lecciones que son completamente válidas para nuestra época porque aunque la realidad material y tecnológica del ser humano ha cambiado enormemente, nuestsra naturaleza humana no ha cambiado, y lo que era válido hace cientos, e incluso miles de años, lo sigue siendo en la actualidad.

Que tengas un gran dia.

Si este post te ha gustado y te ha resultado útil, por favor, compártelo con tus amigos y con aquellas personas a quienes creas también les puede servir.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone




¿TE HA GUSTADO ESTE CONTENIDO?

Suscríbete al site y te notificaré cada vez que publiquemos nuevos contenidos. Como agradecimiento por tu confianza te regalaré la versión digital de mi último libro: 35 Reflexiones para Ser Feliz.