Y esto ¿de qué va? [Serie Vivir con Pasión]

 

Con este post comenzamos la serie Vivir con Pasión en la que vamos a ir explorando el significado de esta palabra en los diferentes ámbitos de nuestra vida y cómo podemos llenarlos de ella. Pero antes de empezar lo primero que surgen son dos preguntas: ¿Qué es la pasión? Y ¿Realmente hay que vivir con ella?

 

23655642 - love heart icon with arrow ( black ) in red, yellow & orange colors. this vector graphic represents concept of romance building up or passionate love between man & woman, marriage relationship, etc

 

Como es lógico, tanto en esta serie como en todos los otros posts que he escrito, y también en mis libros, lo que proporciono es mi propia visión de la vida desde mi personalidad, experiencias y aprendizajes. Eso quiere decir que todo ello no busca en absoluto “aleccionar”, algo que sería tremendamente arrogante por mi parte, sino compartir mi perspectiva para que pueda abrir en mis lectores su propio proceso de pensamiento y búsqueda para satisfacer ese deseo tan interno que tenemos los seres humanos de plenitud.

Dicho esto, volvamos a la pregunta ¿qué es la pasión?

Es complicado definir con palabras algo que es una experiencia emocional, así que me voy a ir al plano de la experiencia antes de tratar de plantear una definición.

Te propongo un experimento: un viaje a tus memorias. Si no puedes hacerlo ahora porque te encuentras en un lugar en que no es posible, deja de leer este post hasta que estés en un sitio en el que puedas tomarte unos minutos para hacer este viaje interior. Si lo estás, vamos a ello. Cierra los ojos y pasa tu atención a tu respiración. Respira lenta y armónicamente soltando tensión, ya sea mental o física, con cada expiración. Verás que al cabo de unos minutos te encontrarás en un estado de relajación muy placentero. Una vez ahí, viaja a momentos de tu vida en los que has tenido un sentimiento muy fuerte hacia una persona, una actividad o un tema. Busca entre los recuerdos de los primeros amores de juventud, entre hobbies que tengas o hayas tenido, y entre campos o temas que te hayan interesado mucho y hayas profundizado en ellos. Deja que tu mente vaya saltando de unas memorias a otras sin forzar nada, simplemente con esa intención de rememorar momentos o épocas de tu vida en los que hayas tenido ese fuerte sentimiento o interés.

Bien, pues eso es la pasión. Y para cada uno de nosotros tiene unos matices y es una experiencia diferente. Pero si tengo que dar una definición, me gusta la que aparece en Wikipedia: un sentimiento muy fuerte hacia una persona, tema, idea u objeto, una emoción intensa que engloba el entusiasmo y el deseo por algo. En este sentido, todos tenemos el potencial de la pasión independientemente de que por nuestro carácter seamos más o menos emocionales.

Y aquí viene la segunda pregunta: ¿Realmente hay que vivir con pasión? La respuesta es que no necesariamente, podemos vivir sin un fuerte sentimiento hacia nada ni nadie. Algunos de los antiguos filósofos griegos definían la felicidad como un estado de serenidad libre de toda pasión en el que poder reflexionar desapegadamente. Bien, con todo mi respecto hacia los padres del pensamiento de occidente, pero ¿qué iban a decir personas, filósofos, para los que el pensamiento estaba por encima de todo? Pero ¿no es verdad que son precisamente las emociones las que nos hacen sentirnos vivos? Claro que se puede vivir sin pasión, y que la pasión, en su extremo, nos puede meter en problemas y hasta anular nuestra inteligencia, pero la pasión le pone a la vida su sal y su pimienta. Y sin sal y pimienta, la vida, al igual que la comida, se vuelve demasiado “sosa”; sí, puede que más saludable, no digo que no, pero sosa. Y aquí entra de nuevo nuestro libre albedrío sobre la vida que queremos vivir. ¿Cómo quieres que sea tu vida: sosa o chispeante? Ah, y también hay que tener en cuenta que por mucho que la sal tenga tan mala prensa por perjudicial, nuestro cuerpo necesita sal; y lo mismo ocurre con nuestro corazón: necesita pasión.

Así que volviendo a la pregunta: ¿Realmente hay que vivir con pasión? Mi respuesta es que sí. La pasión sana genera salud emocional, física y hasta espiritual, y además le pone a la vida chispa y color. Le he puesto el calificativo de “sana” porque todos sabemos que hay pasiones que “matan” y la verdad, tampoco se trata de eso.

Pues de esto va esta nueva serie que posts que comienza con éste. La serie va de pasión y de cómo introducir y avivar la pasión en nuestra vida. Y para darle comienzo te propongo hacer un pequeño ejercicio que no es más que tomarte unos minutos de tranquilidad en tu propia compañía y responder a estas tres preguntas:

  1. ¿Que pensamientos y emociones te surgen cuando piensas en la palabra pasión?
  2. ¿En qué área(s) de tu vida, si es que la hay, te gustaría experimentar más pasión?
  3. ¿Cuál crees que es la principal dificultad para no tener tanta pasión coo te gustaría en esa área?

 

Te animo a que compartas alguna de estas reflexiones en los comentarios a este post ya que no hay nada más potente que la inteligencia colectiva.

 

Que tengas un gran día.

 

Si este post te ha gustado y te ha resultado útil, por favor, compártelo con tus amigos y con aquellas personas a quienes creas también les puede servir.





  • Deisy Stella Gonzalez

    Hola sr Juan es my interesante este tema y me encantaria que me diera su punto de vista de como mantenerse apasionado a pesar de los tropiezos en lo obsataculos encontrados en el dia a dia

    • Juan Manuel Martín Menéndez
      Juan Manuel Martín Menéndez

      Hola Deisy, a lo largo de los posts de esta nueva serie iremos viendo ideas que espero te ayuden en esto que me preguntas. Indudablemente las dificultades del día a día son obstáculos para mantenernos apasionados, y tampoco se trata de darle la espalda a la realidad, pero en un alto porcentaje de las situaciones, nuestra propia actitud y manera de enfocar las realidades juega un papel fundamental. Iremos viendo todas estas cosas.

      Muchas gracias por tu pregunta e interés.

      Un fuerte abrazo.

      JM

  • Fabiola

    Es genial el tema iniciado y me encanta la primera pregunta realizada, Juan Manuel.

    Qué pensamientos y emociones surgen cuando pienso en la palabra pasión? Los momentos íntimos compartidos desde la confianza, el respeto, mucho cariño y amor. ¡Una experiencia única y apasionante! Diferente cada vez. Todo un regalo!!

    Me gustaría experimentar más pasión y constancia en la realización de ejercicio físico, lo hago por su gran importancia para la salud pero… cualquier contratiempo logra que reste tiempo del que iba a dedicar a esta actividad.

    ¿La principal dificultad para no tener tanta pasión en esta área? No haber experimentado el placer de desearlo, es como una obligación.

    Fuerte abrazo

    Fabiola

    • Juan Manuel Martín Menéndez
      Juan Manuel Martín Menéndez

      Muchas gracias por responder a las preguntas Fabiola.

      En relación a la pasión por el ejercicio, quizá es que no has encontrado todavía la actividad física que te guste tanto que te apasiones con ella. Yo creo que es importante distinguir entre ejercicio y actividad física. La palabra ejercicio nos conecta más con la obligación, con algo que hay que hacer porque es bueno para la salud, pero realmente lo que hay que hacer es que nuestro cuerpo esté físicamente activo y esto se consigue de muchas maneras. Al cambiar la etiqueta se abre todo un mundo de posibilidades. No es lo mismo ir al gimnasio a correr en la cinta que meterte en una clase de jazz dance. Si te gusta bailar y mover el cuerpo al ritmo de la música, una clase de este tipo será un auténtico placer y por lo tanto desearás que llegue el momento de la clase; y en lo que respecta al ejercicio, habrás hecho mucho. Por eso te sugiero que cambies la etiqueta de ejercicio y le pongas la de actividad física y busques qué actividades físicas crees que disfrutarías. Luego es cuestión de probar hasta que la experiencia real te muestra cuál es la actividad que te gusta y te engancha.

      Un fuerte abrazo.

      JM

  • David Fernández Cirac

    Estoy muy de acuerdo en que la vida es pasión, es más, la pasión es vivir, sin pasión yo no hablaría de vida, hablaría de sobrevivir. Si no hay pasión sólo sobrevivimos, si queremos vivir debemos usar y sentir la pasión, por lo que hacemos, por las personas con las que estamos, por la VIDA, reir, saltar, disfrutar, amar, sentir, … eso es la pasión, eso es la vida. Un buen artículo.

    • Juan Manuel Martín Menéndez
      Juan Manuel Martín Menéndez

      Gran definición de la pasión. Estoy muy de acuerdo contigo David, pasión y vida van de la mano, cuanta más pasión más vivos nos sentimos, y cuanto más vivos nos sentimos más experimentamos esa felicidad que todos deseamos en nuestra vida.

      Un fuerte abrazo.

      JM

  • José Ángel

    Hola,
    Estoy de acuerdo con lo que comentáis. Estaba pensando que sería un tema muy bonito a tratar en el programa de radio de OndaMadrid.

    Saludos a todos