Trabajo y disfrute, una pareja a veces no tan bien avenida

Share on Facebook10Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn4Pin on Pinterest0Email this to someone

Aunque a raíz de la crisis económica que empezamos a sufrir desde el año 2008 el trabajo se ha convertido en un preciado bien, en nuestro inconsciente colectivo aún está en un mayor o menor grado identificado como un mal necesario. Necesitamos trabajar para ganarnos la vida. Esto tiene mucho que ver, en mi opinión, con nuestra tradición judeo-cristiana en la que el primer hombre, Adán, fue condenado por Dios después de comer la manzana prohibida a ganarse el pan con el sudor de su frente.

 

Trabajo y disfrute, una pareja a veces no tan bien avenida

 

Es importante de vez en cuando pararnos a reflexionar sobre cuáles son los mitos que están activos dentro de nuestra psique. Obviamente, en los tiempos actuales muchos de nosotros no creemos en la realidad de ese mito, sin embargo, al formar parte de nuestro inconsciente colectivo y del legado de nuestros ancestros, de una u otra manera puede seguir activo en nosotros e influenciar, de maneras muchas veces sutiles, cómo vivimos y entendemos la vida.

Dentro de ese mito, trabajo y disfrute parecen ser dos opuestos. Antes de la caída del jardín del Edén, todo era disfrute. Después, trabajo y esfuerzo. Y si miramos la historia, lo que vemos nos confirma esta creencia. Como siempre suele ocurrir, las creencias se convierten en profecías de obligado cumplimiento: cuanto más crees que algo es de una determinada manera, más lo es. Sin embargo, y aunque las realidades son las que son, trabajo y disfrute no tienen por qué ser incompatibles. Aquellas personas que aman lo que hacen son un buen ejemplo. ¿Y qué pasa si no amo lo que hago, si hago lo que hago porque es mi medio de vida? Pues en ese caso siempre nos queda la activación de las palancas de disfrute en el trabajo:

  1. Divertirte
  2. Dotar a tu trabajo del propósito más elevado
  3. Aplicarte a retos
  4. Aprender, desarrollarte y crecer
  5. Tener ilusión

Estas cinco palancas tienen el potencial de hacer que cada día nos levantemos con ganas de ir a trabajar. En los siguientes posts veremos cada una de ellas.

Aunque estemos viviendo tiempos convulsos en el ámbito económico-laboral, ninguna época anterior ha tenido como lo tiene ésta la posibilidad de que el trabajo sea eso que yo creo debe ser: una fuente de disfrute y realización personal además de un medio de vida. Las condiciones externas pueden no ser las ideales en muchos casos, pero indudablemente son muchísimo mejores que las de nuestros antepasados de hace simplemente un par de generaciones, no digo ya de siglos o milenios anteriores.

Hacer lo que nos gusta o realizar un trabajo variado y estimulante son factores de peso para disfrutar en nuestro trabajo. Sin embargo, hay otros factores que cuentan tanto como estos y que pueden hacer de cualquier trabajo una fuente de disfrute.

Disfrutar en el trabajo no es baladí, ya que tiene un alto impacto en el bienestar general, la felicidad y la plenitud que sentimos. También tiene una gran repercusión en nuestros logros: el rendimiento de las personas que disfrutan de su actividad es mayor que el de las que no lo hacen. Esto se traduce en un mejor estado de ánimo que, a su vez, potencia nuestras capacidades, lo que en última instancia contribuye a nuestra excelencia en lo que hagamos y a que logremos aquellos objetivos que estemos persiguiendo.

Levantarte cada día con ganas de ir a trabajar es posible y depende fundamentalmente del disfrute que experimentas en tu trabajo. Para ello, hacer algo que te gusta y que te resulta estimulante es importante, y en la medida de lo posible esto es algo que debemos buscar. Pero aparte de esto, están las cinco palancas de disfrute en el trabajo, cuya activación nos vitaliza y genera contento en lo que hacemos cada día. En los siguientes posts veremos cada una de ellas.

Que tengas un gran día.

Si este post te ha gustado y te ha resultado útil, por favor, compártelo con tus amigos y con aquellas personas a quienes creas también les puede servir.

Share on Facebook10Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn4Pin on Pinterest0Email this to someone