Saber disfrutar de la vida [Serie Vivir con Pasión]

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

 

Lo venimos viendo a lo largo de toda la serie Vivir con Pasión: es difícil sentir pasión si no hay disfrute. Podríamos decir que el disfrute es la piedra filosofal que produce la alquimia interior necesaria para que nuestro corazón vibre con la frecuencia de la pasión. Disfrutar de la vida es condición necesaria para ésta nos apasione, pero no todas las personas saben cómo hacerlo. La gran mayoría de nosotros no hemos cursado la asignatura “disfrute de la vida”.

 

 

El disfrute es una capacidad que todos tenemos en potencia, pero que requiere de su desarrollo a través de la educación. Ésta se produce a través de diferentes canales, siendo el primero de ellos la absorción de las actitudes y comportamientos de la familia y la cultura en la que nacemos. Este tipo de educación es el más potente pues la interiorizamos desde nuestra más tierna infancia y se queda instalada en nosotros para el resto de nuestra vida. Pero ésta no es la única vía, también está la educación formal en la que, igual que aprendemos las reglas de las matemáticas o la física, podemos aprender sobre las reglas del disfrute de la vida.

Empecemos por una afirmación: el disfrute es en primer lugar una actitud, una filosofía de vida. Es una manera de estar en el mundo que enfrenta la vida con ganas e intención de disfrutarla. Desde esta actitud, las oportunidades para disfrutar aparecen una tras otra porque las posibilidades son infinitas. Tenemos el mundo de los sentidos del que hablaba en el post sobre la sensualidad, pero también está el mundo de nuestro intelecto y el disfrute que nos puede proporcionar a través del aprendizaje, la expansión y el crecimiento; y también tenemos el mundo de las emociones como la alegría, la ilusión o el amor, que son otra fuente de gran disfrute. Y por último tenemos el mundo del espíritu y esa capacidad que existe en nosotros de trascendencia y de conexión con niveles profundos de la consciencia en los que experimentamos el disfrute trascendental.

Como todas las actitudes, si la actitud del disfrute de la vida no está instalada en nosotros, podemos instalarla. Esto requiere de un esfuerzo inicial para vencer la inercia de nuestra actitud actual, pero una vez estemos en marcha, el cambio se produce de una manera natural. Igual que algunas personas van al gimnasio y hacen tablas de ejercicios para mantener su cuerpo en forma y bello, todos podemos entrenar esta actitud que poco a poco se irá instalando en nosotros y pasará a formar parte de nuestro sistema operativo central.

La clave está en realizar pequeños actos de disfrute cada día de una manera intencional y sistemática. Quiero poner énfasis en estas dos palabras: sistemática e intencional. Sistemática quiere decir que cada día, sin fallar ni uno solo, haremos nuestro “momento disfrute” que no tiene por qué llevarnos más de un minuto. Intencional se refiere a que durante ese momento nuestra intención será la de disfrutar con aquello que hayamos elegido: una imagen bella, una música, una comida, un rato con algún amigo o con tu pareja, la brisa que acaricia tu cara…

Ten en cuenta que al igual que en finanzas se maneja el concepto de interés compuesto que es como la piedra filosofal que hace crecer tus inversiones exponencialmente a partir de un momento determinado sin que al principio lo parezca, en psicología pasa lo mismo, y cuando realizamos pequeños actos de manera sistemática llega un momento en el que aparecen los resultados en tropel y se produce el avance exponencial.

Si el disfrute de la vida no está instalado en tu “sistema operativo”, sigue esta pequeña fórmula y verás como en cuestión de meses se habrá producido un gran cambio en ti y te encontrarás disfrutando mucho de tu vida sin necesidad de haber cambiado ninguna otra cosa.

 

Que tengas un gran día.

 

 

 

Si este post te ha gustado y te ha resultado útil, por favor, compártelo con tus amigos y con aquellas personas a quienes creas también les puede servir.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone




¿TE HA GUSTADO ESTE CONTENIDO?

Suscríbete al site y te notificaré cada vez que publiquemos nuevos contenidos. Como agradecimiento por tu confianza te regalaré la versión digital de mi último libro: 35 Reflexiones para Ser Feliz.