No soy feliz ¿qué hago?

Share on Facebook18Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn17Pin on Pinterest0Email this to someone

 

A diferencia de los animales, los seres humanos tenemos autoconsciencia; somos conscientes de nosotros mismos, de nuestros sentimientos, de nuestros pensamientos, de nuestras satisfacciones y de nuestras insatisfacciones. La evolución nos ha dotado de esta capacidad que, proporcionándonos un gran poder sobre nosotros mismos y nuestra vida, también implica la posibilidad del sufrimiento al tener plena consciencia de las necesidades no satisfechas.

 

No soy feliz ¿Que hago?

 

Y una de esas necesidades es la de sentirnos felices. Quizá es por eso que hoy en día muchas personas acuden a la gran biblioteca del conocimiento que es internet en busca de una respuesta a la pregunta: No soy feliz ¿qué hago?

La propia consciencia de la carencia nos lleva a tomar la iniciativa de buscar ayuda. Esto es algo tan antiguo como el hombre. En tiempos ancestrales, las personas acudían a aquellos dentro de la tribu que eran considerados sabios para que les guiasen en su búsqueda. Hoy en día vivimos en un mundo diferente; nunca antes ha habido el acceso que tenemos ahora a la sabiduría acumulada por la humanidad desde tiempos inmemoriales. Los textos de grandes filósofos, pensadores y tradiciones espirituales está a la distancia de un “click”. Pero además, internet y sus herramientas nos permiten compartir la sabiduría que cada uno de nosotros hemos acumulado y que a otros puede servir. En este espíritu, quiero compartir en este post algunas ideas para responder a esa pregunta: No soy feliz ¿qué hago?

La respuesta inmediata que yo le daría a quien me hace esa pregunta es: no hagas nada. Sé que puede sorprender hacer esta recomendación, pero déjame que me explique.

Vivimos en el mundo de lo rápido, de la satisfacción inmediata, de la acción, y esto nos lleva a pensar que cualquier insatisfacción hay que resolverla pasando a la acción. Y en cierta medida es verdad, la acción y la actitud proactiva son las mejores garantías de que se produzcan los resultados que deseamos en nuestra vida. Sin embargo, en esa pasión por la acción que tiene nuestra civilización, solemos perder de vista la parte más pasiva y de escucha que es muy necesaria. Al igual que en las culturas orientales el Yin complementa al Yan y ambos se unen en una danza en la que no se sabe cuándo termina el uno y empieza el otro, cuando de lo que se trata es de nuestra vida y de encontrar la felicidad anhelada, es necesario el equilibrio entre escucha y acción.

Pero ¿escuchar qué? Pues escucharnos a nosotros mismos. Pararnos, dejar de hacer y simplemente permitirnos encontrarnos con nuestro ser para poder conocerlo en su profundidad, conocer sus sentimientos, sus anhelos y sus sueños, y con esa información poder luego pasar a la acción.

Sin embargo, si de algo adolece nuestra civilización es de escucha.

¡Cuántos problemas de nuestro mundo y nuestra sociedad se resolverían si simplemente escuchásemos más!

Y si es importante escuchar lo que ocurre fuera de nosotros para comprenderlo lo mejor posible y actuar en consecuencia, más aún lo es escucharnos a nosotros mismos para conocernos y encaminar nuestra vida por aquellas tierras que nos darán la deseada felicidad.

No soy feliz ¿qué hago? La mejor respuesta que te puedo dar es: escúchate, porque cuando escuchamos con los ojos y los oídos bien abiertos, las respuestas aparecen. Claro que te podría dar algunas ideas. Ya en otros posts de este blog o en mis libros las trato, pero no hay mejor manera de construir un edificio sólido que sentar unos buenos cimientos; y en el caso de nuestra felicidad, esos cimientos son una relación de intimidad y escucha con nosotros mismos. Desde ahí, lo demás es más fácil.

Que tengas un gran día.

 

 

Si este post te ha gustado y te ha resultado útil, por favor, compártelo con tus amigos y con aquellas personas a quienes creas también les puede servir.

Share on Facebook18Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn17Pin on Pinterest0Email this to someone