La familia [Serie Vivir con Pasión]

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone

 

Vivir con pasión no significa que tengamos que estar “arrebatados de emoción” cada día, significa que la vida que tenemos nos gusta, que la disfrutamos y nos llena. En este sentido, en este post de la serie vamos a ver una de esas facetas que en una medida u otra forma parte de la vida de todos nosotros: la familia.

 

family-2112266_1280

 

Una de las características de los seres humanos es que tenemos un impulso interior a agruparnos, una necesidad de relación con otros seres humanos. Quizá esto sea el producto de la evolución, un mecanismo que generó la naturaleza para asegurar nuestra supervivencia. O quizá sea, hablando en términos más espirituales, un impulso del alma que busca su realización a través del amor. La verdad es que siempre podemos encontrar múltiples explicaciones a los fenómenos de la vida.

Pero independientemente de la razón, o razones, ese impulso nuestro está ahí, al igual que lo está una ley que no por sencilla es menos importante: cuando satisfacemos una necesidad, experimentamos bienestar, alegría y contento. Y es difícil que nuestra vida nos guste, la disfrutemos y nos llene si estos no están presentes.

Pero hete aquí que nos encontramos frente a una de las facetas de la vida que nos causan más problemas y dificultades. Las relaciones humanas no son fáciles y están sujetas a múltiples y cambiantes circunstancias y vaivenes. Por ello, no podemos pensar en estados idílicos. Incluso la pasión romántica no dura para siempre en su estado inicial y no está libre de dificultades. Pero hay una cosa que subyace a las circunstancias y estados, y que es la razón de nuestra necesidad de relación: el amor.

El amor no solamente es una necesidad básica que tenemos los seres humanos, es también el elixir mágico que convierte la vida en algo extraordinario porque la pasión no es más que amor amplificado y convertido en emoción.

El amor a la familia nos ayuda a vivir con pasión porque llena nuestro corazón de alegría, contento y plenitud. Y lo curioso es que ese amor siempre existe, incluso aunque las circunstancias y caracteres hayan podido llevarnos a enfrentamientos y alejamiento. No hay más que ver los casos de personas que por una u otra razón han entrado en enfrentamientos fuertes con sus familiares, cómo, si se produce una reconciliación, el amor vuelve a aparecer; nunca desapareció, sólo fue cubierto por una capa de pensamientos y emociones provocados por las circunstancias.

Cuando hablamos de familia hablamos de nuestros padres, hermanos, cónyuge, hijos, tíos, primos, etc. Todos ellos constituyen nuestro “clan”, y es en éste en el que el amor profundo nace de forma natural. Nuestra sociedad actual es más individualista e independiente que las sociedades antiguas, la cultura moderna ha ido por ahí, y el concepto de clan prácticamente ha desaparecido. Lo que no quiere decir que su importancia lo haya hecho también. El clan nos da un sentido de pertenencia y facilita la expresión del amor.

Por todo ello, potenciar el amor hacia la familia contribuye a que nuestra vida nos llene y nos guste, a que nos levantemos por la mañana con ganas de vivir el día, y, en definitiva, a que nuestra vida nos apasione.

 

Que tengas un gran día.

 

Si este post te ha gustado y te ha resultado útil, por favor, compártelo con tus amigos y con aquellas personas a quienes creas también les puede servir.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone




¿TE HA GUSTADO ESTE CONTENIDO?

Suscríbete al site y te notificaré cada vez que publiquemos nuevos contenidos. Como agradecimiento por tu confianza te regalaré la versión digital de mi último libro: 35 Reflexiones para Ser Feliz.