El poder de ser quien eres

 
¿Qué ocurre cuando un niño de muy corta edad o un perro salen a un escenario? Inmediatamente captan toda la atención del público, es como si produjesen un efecto hipnótico. ¿Cuál es la razón? ¿Por qué se produce esto? La primera respuesta que nos viene a la cabeza es por lo atípico, pero hay otra razón: su autenticidad, su ser quienes son dentro de un contexto en el que todo es fingido, actuado.

 

El poder de ser quien eres

 

Cuando el niño pequeño o el perro salen al escenario son ellos mismos, no pretenden ser ninguna otra cosa, y esto nos gusta y nos atrae, nos gusta tanto que hace que nuestra atención se vaya inmediatamente a ellos y se quede ahí enganchada, quizá porque nos conecta con nuestra necesidad interior de ser, de realmente ser en lugar de vivir “como si”. Cada uno de nosotros tenemos nuestra propia individualidad, nuestra propia esencia del ser, que busca expresarse y manifestarse en la vida exterior. Es como una castaña, en ella reside un castaño en potencia que busca manifestarse, que busca ser.

Sin embargo, en la vida humana es fácil que nos alejemos de nuestra esencia y busquemos ser alguien diferente de quien realmente somos, muchas veces en un intento de lograr el éxito o la atención de los demás, sin darnos cuenta de que la mejor garantía de éxito y de atención es la autenticidad.

Cuando somos quienes somos y no pretendemos ser otra cosa o “vender” otra cosa, gustamos más a los demás, nos convertimos en más atractivos, más creíbles y generamos confianza, y todo ello nos facilita el éxito en cualquier cosa que busquemos conseguir. Pero también ocurre que nos sentimos más a gusto en nuestra propia piel y más realizados porque la autoestima tiene sus raíces en el ser y la realización en la expresión del ser.

En la actualidad, la depresión se ha convertido en uno de los principales problemas de la sociedad, especialmente en el mundo desarrollado. Esto es algo que parece una incoherencia; resulta que nuestro bienestar material ha llegado a unas altas cotas pero nuestro bienestar existencial como sociedad parece no seguir ese ritmo e incluso ir en sentido contrario. Las razones son complejas, pero me atrevo a aventurar que una de ellas es la adopción de “modelos” de ser en detrimento de ser quienes realmente somos. En un mundo dominado por los medios de comunicación y el marketing, constantemente estamos siendo bombardeados con mensajes que nos dicen: “si quieres ser feliz y lograr el éxito has de ser (léase “comprar”) de esta o de aquella manera”.

Pero luego nos damos cuenta de que cuando somos quienes somos es cuando realmente nos sentimos felices y cuando de manera natural logramos el éxito. Es cuando dejamos de “ir de algo”, cuando nos permitimos expresar nuestras opiniones, cuando dejamos que nuestros sentimientos afloren y los reconocemos, cuando vivimos de acuerdo a nuestros valores y cuando perseguimos nuestros sueños, cuando realmente tenemos sensación de ser, de vivir, de estar plenamente vivos. Y no hay sensación que le resulte más satisfactoria al alma humana que ésta.

Que tengas un gran día.

Si este post te ha gustado y te ha resultado útil, por favor, compártelo con tus amigos y con aquellas personas a quienes creas también les puede servir.





  • Cristina

    Hola, me ha gustado este post, «el poder de quien eres», por su claridad en la exposicion. Reflexionando, todo parece evidente para nuestro desarrollo personal pero muchas veces perdemos naturalidad, tambien pienso que la clave de nuestras acciones puede estar en la humildad y la sencillez. Ahora, en conversaciones con personas, compañer@s o amig@s… procuro ser mas prudente para escuchar mejor y asi poder dar una imagen mas real de mi misma.

    • Juan Manuel Martín Menéndez
      Juan Manuel Martín Menéndez

      Hola Cristina,

      me alegro mucho que el post te haya gustado y te esté sirviendo para avanzar en este camino hacia ser quien eres y vivir desde ahí. Creo de verdad que una de las claves de la felicidad y de la plenitud de vida está ahí.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Un fuerte abrazo.

      JM

  • Jesús Millán

    Más de acuerdo, imposible.

    Cuando ERES, simplemente eres… feliz.

    Vivir en la autenticidad te abre las puertas a la felicidad!! Sin necesidad de máscaras!!

    Me ha encantado. Un tip más para tu audiencia: ¿Cómo has aprendido tú a ser? 🙂

    Gracias!!

    • Juan Manuel Martín Menéndez
      Juan Manuel Martín Menéndez

      Muchas gracias Jesús por tu comentario.

      Me preguntas que cómo he aprendido yo a ser. La respuesta que te puedo dar es que ha sido a través del autoconocimiento y de la consciencia de mí mismo. No creo que sea un «producto terminado», nadie lo somos y todos estamos en un permanente devenir de vida y de crecimiento, pero a día de hoy «soy» más de lo que era antes, y esto lo he logrado a través de buscar conocerme y conectar conmigo.

      Un abrazo.

      JM

  • Jose Carlos

    Esto es magistral párrafo a párrafo. A quí en este punto algunos tendríamos que ensayar o estudiar «Artes Escénicas» para controlar eso que llaman «miedo escénico». O quizás técnicas orientales para el «auto control»
    Es muy fuerte decir al mundo: «Es que … Yo soy así» … «¡Es que lo que a Mí me gusta de verdad es … esto!»
    No se, a lo mejor es divertido.

    Muchas gracias.

    • Juan Manuel Martín Menéndez
      Juan Manuel Martín Menéndez

      Hola José Carlos,

      es verdad que el miedo escénico es algo que todos tenemos y que en muchas ocasiones hace que tratemos de ser o parecer algo distinto de lo que somos, pero como todo miedo, éste también ser vence enfrentando aquello que da miedo, haciéndolo a pesar del miedo; es entonces cuando nos damos cuenta de que el león no era tan fiero como nos parecía.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Un fuerte abrazo.

      JM

      • Jose Carlos

        Más Agradecimientos:
        Muchas gracias por la oferta del libro (doblemente, ya que no te hubiera conocido ni entrado tanto en este blog) es muy buen material para el intelecto y el alma, pero también es un buen libro en lo físico, me doy cuenta que las cuadernas vienen cosidas y encoladas y las cubiertas son muy generosas con bastante espacio para las solapas, muy resistente y de un tacto muy agradable.
        Como me han dado la oportunidad de pedir otro libro en las mismas condiciones, la he aprovechado y he pedido otro ejemplar para mi hermana. Muchas gracias por el servicio.

        Saludos.