Divertirte en el trabajo

 

Hace un tiempo realicé un programa formativo con directivos de una importante empresa española, con el objetivo de ayudarles a mejorar su rendimiento en el trabajo. Al finalizar el programa les regalaba un libro titulado Fish. Este libro es una historia ficticia que trata sobre la transformación que se produce en el departamento administrativo de una empresa de seguros que si por algo se caracterizaba era por el ambiente aburrido, gris y deprimente, al decidir las personas que en él trabajaban transformar su trabajo y su día a día en algo divertido y lleno de energía y de vitalidad. La inspiración para escribirlo provino de una pescadería de Seatle, en Estados Unidos, en la que los empleados un buen día decidieron divertirse en su trabajo.

 

Divertirse en el trabajo

 

Les regalé este libro para mostrarles cómo el factor diversión en el trabajo impactaba no sólo en el disfrute que experimentamos, sino también en los logros que conseguimos. La moderna rama de la psicología llamada Psicología Positiva ha mostrado con evidencia científica cómo cuando nos sentimos bien nuestras habilidades y conocimientos se despliegan con mayor potencia y tenemos mayor capacidad para lograr nuestros objetivos y metas.

La diversión es un estado emocional que proviene fundamentalmente de cómo hacemos el trabajo; incluso un trabajo aparentemente monótono y rutinario podemos hacerlo divertido, como hizo un conductor de autobús de Nueva York el día en que decidió que en lugar de limitarse a conducir el autobús de parada en parada, iba a alegrar el día a las personas que subieran a él, y para ello tiró de una de sus habilidades: su pasión y conocimiento de los musicales que se ponían en los diferentes teatros de Manhatan por los que pasaba la línea de su autobús. De la noche a la mañana pasó de simplemente conducir un autobús a ser un verdadero animador y guía de espectáculos, y a divertirse muchísimo cada día. Y no sólo se divertía él, sus pasajeros también.

Que un trabajo sea divertido o aburrido depende más de nosotros –y de las personas con las que trabajamos– que del trabajo en sí. Cualquier trabajo es aburrido si lo hacemos aburrido y divertido si lo hacemos divertido. Todo comienza por la actitud positiva y la firme decisión diaria de divertirte en tu trabajo. Después viene la proactividad –el paso a la acción, a utilizar tu imaginación y tus recursos– para hacer que tu trabajo sea divertido. Cuanto más firme es la decisión, más fácil resulta encontrar la manera.

Que tengas un gran día.

Si este post te ha gustado y te ha resultado útil, por favor, compártelo con tus amigos y con aquellas personas a quienes creas también les puede servir.





  • Cristina Rubio

    Gracias Juan Manuel por tu este estupendo post. 100% inspirador
    Has traído con él maravillosos recuerdos a mi memoria que comparto por si a alguien le son de utilidad.
    Hace muchos años, comenzando mi andadura como directiva en una multinacional hube de coordinar con otros dos compañeros a un grupo de más de 40 personas. Sabíamos de su sentir desmotivado y también que había que ganarse su respeto.
    Acababa de leer Fish, y en nuestra primera reunión de seguimiento llevamos la filosofía del libro a la realidad del encuentro. Fue un punto de inflexión. Fish no es sólo una historia, es un método en si mismo que puede replicarse en cualquier organización. A quién lidere equipos: ¡Atrévete!
    Gracias de nuevo. A disfrutar!!!

    • Juan Manuel Martín Menéndez
      Juan Manuel Martín Menéndez

      Muchas gracias Cristina por tu comentario y por compartir tu experiencia. La verdad es que esos sencillos principios de los que habla el libro Fish tienen el enorme poder de transformar por completo una experiencia laboral instatisfactoria en todo lo contrario.

      Un fuerte abrazo y que sigas disfrutando de tu trabajo y tu día a día.